Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Una buena primera impresión es lo que cuenta, pero solo tenemos una oportunidad para mostrarla ¿cierto?. Con nuestra oficina sucede igual, la puerta de nuestra oficina es esa primera aproximación que tendrá el cliente hacia nuestro trabajo, es la entrada hacia nuestro mundo laboral y el primer aspecto que el cliente notará al querer acercarse a nosotros.
Por eso nos preocupamos por colocar una puerta de buen impacto visual, que sea elegante, llamativa, de color y diseño único. Sin embargo, no ponemos tanto cuidado a las bisagras de la misma y con el paso del tiempo se van deteriorando, tomando un aspecto oxidado y tenue, que no combina con el resto de la puerta.
Este deterioro también puede generar sonidos desagradables al momento de abrir o cerrar la puerta, cosa que se debe evitar cuando se está en un ambiente laboral, con compañeros de trabajo a nuestro alrededor.
Pero no te preocupes, notarás que el mantenimiento de las mismas es muy sencillo de realizar y no solo brindará a tus bisagras durabilidad en el tiempo, sino que harán que éstas mantengan ese aspecto lustroso y nuevo por muchos más años, sin la presencia de ruidos molestos.
Ya que vivimos en un mundo lleno de bisagras, en puertas, armarios, ventanas, portones y demás, sigue estos fáciles consejos para mantenerlas intactas con el pasar del tiempo.
No fuerces las bisagras innecesariamente
El mal uso es lo primero que debes evitar en el mantenimiento de tus bisagras, no te apoyes de la puerta, no le coloques peso innecesario, ni la cierres con excesiva fuerza. Recuerda que todas estas cargas van directo a la bisagra y con el tiempo la deterioran.
Protege tus bisagras del óxido
Generalmente las bisagras son metálicas y por eso pueden formar pequeñas capas de óxido en la superficie, más aun si están expuestas a la intemperie o a ambientes húmedos.
Si este caso te sucede, sencillamente retira la bisagra, remueve la capa de óxido con ayuda de una lija de grano fino, limpia la bisagra y píntala con cualquier antioxidante industrial o fondo anticorrosivo. Luego píntala del color original o del color de tu preferencia y, después de que seque, vuelve a montarla.
Ajusta los tornillos cada cierto tiempo
Con el uso que le damos a nuestra puerta diariamente, los tornillos se van aflojando conforme pasa el tiempo. Esto puede generar que la bisagra sufra desalineación y desbalanceo, causando recorridos incorrectos o deformación de la pieza. Por eso mantén siempre los tornillos de las uniones bisagra-puerta bien ajustados (no excesivamente) y recuerda revisarlos cada cierto tiempo, como mínimo una vez al año.
Utiliza lubricantes para evitar ruidos molestos
Los ruidos molestos pueden ser señal de fricción por desgaste del metal o desbalanceo de la bisagra. Para evitarlo, puedes utilizar cualquier lubricante industrial a base de aceite que además proteja de la corrosión, o también grasa industrial. La ventaja de la grasa industrial es que dura más tiempo una vez aplicada, pero puede afectar la parte estética de las bisagras.
Como recomendación final, puedes aplicar todos los consejos mostrados simultáneamente y te garantizamos que tus bisagras siempre estarán acordes con la estética de tu puerta de oficina y además perduraran mucho más tiempo.
Además, como ves no son consejos difíciles de aplicar, solo necesitaras un poco de tiempo y dedicación para que puedas tener como resultado unas bisagras casi nuevas, una puerta libre de ruidos molestos y un funcionamiento óptimo, por muy bajo precio y sin necesidad de verte en la necesidad de dejar entrar a tu oficina a un desconocido profesional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies